Efecto Poltergeist en una secadora de Amsterdam

Se me dio por grabar el movimiento de la ropa en la secadora. No sé. Tuve ganas.

En fin, que cuando llegué al hotel, miré lo grabado y descubrí con asombro

a un oso blanco, de ojos y trompa negra, girando entre mis medias y calzones.

¿Eh?

Fácil será acusarme de estar demasiado estimulado…. Amsterdameado.

Pero no. Nada de eso.

Nee. Helemaal niets.

Wasserette «Happy Inn»