Una croqueta en poco se diferencia de una sentencia

Y no hay mejores adverbios que los licuados. Hice de cada página escrita, un filete para mi cena. Durante el último insomnio, desaparecí 227 párrafos de mi biografía. Este apetito ya no lo sacia, ni boletos de tren ni recetas de farmacéuticos. Mi ansia clama por literatura. Por versos fornidos y atomatados. Basta de ensayos sin aderezo, y de escritores magros.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.