48 horas

IMG_9695En julio 2013 mi Mac se descompuso. El disco rígido catalán no resistió a Buenos Aires, y entró en service.

Pero esto sólo resultó un decir, porque hasta diciembre estuvimos esperando la pieza. Sí, cinco meses.

Cuando supe que regresaría a Barcelona, la rescaté en el mismo estado en que la había llevado. O sea: completamente inútil.

Lo que puteé. Maldije haber gastado tanto. Tuve culpa. Me quejaba de una frivolidad. En Argentina pasaban y pasan cosas más serias.

El miércoles logré traerla a Passeig de Gràcia. En 48 horas estuvo reparada. Este post lo estoy escribiendo con la máquina hecha un chiche.

Me espanta que haya pibes sin escuelas. Y yo, intentando bajar línea porque quería una Mac, y no andaba.

Con esfuerzo -en 2013 tenía 3 empleos- ahorré el dinero para viajar y comprarla. Y realmente mi trabajo mejora con este sistema. 

5 meses contra 48 horas es muy injusto. Y no quiebro ni empeoro la economía de mi país con esta compra.

Este año publiqué un libro, y hubiese sido más cercano al que soñé, si la maquinita hubiese funcionado. Lo publiqué en Argentina, digo. Sobre un tópico -disculpe que me repita- argentino, y que la memoria colectiva casi había borrado. Fue bueno hacerlo. Útil.

Pero sospecho que con el asunto tecnológico equivoqué la estrategia. Simplemente la reparación debí exigirla en otro lado.

Hay tiempo.