La Chana

IMG_3261

Hoy fue al Insititut del Teatre de Barcelona porque tenía una entrevista con su Director, y accedí de «casualidad» a una clase magistral de «La Chana». Una artista inmensa, una bailaora de flamenco que apenas sabe escribir, pero con una lucidez, un conocimiento sobre la danza extraordinario. Habló del compás, de la improvisación, del despojo para acceder a ese manantial. «Ese mundo existe, aunque no se lo vea, créanme», nos dijo. ¡Y cómo no vamos a creerle! Era Peter Brook. Era Tita Merello. Pura sangre. Pura intuición. Gozaba, y se desesperaba por hacerse entender. Y nosotros le entendíamos todo. El teatro se vino abajo en el aplauso final. Ella lloraba. Todos llorábamos. Una gloria. «Yo le decía a Dios: – yo se bailar, ¿me oyes? Y no había escuela para nosotros. Había que hacer un arroz con habichuelas para que coman los niños. La tenía imposible, y pude.» Esa es La Chana.