Alícuota

IMG_4069
Usted es usted, y apenas lo contradigo.
Pero yo seré usted, si lo permite.
Y usted, ¿quién otro?,
sino mi último abandono.

Jurarle bastará, que no regresaré.
A menos que usted
gentilmente
permanezca único en mi escape.

Pues no cabe mi regreso,
sino para olerme los sobacos
en sus entrañas.

No alquilo, mi amigo, sino mi nombre.
No bebo, sino en su boca.

Usted es displicente con mi pedido,
y no lo esconde.

Sin embargo no escucho uno solo de sus reproches,
cuando a la noche
lo habito por completo.

¿O es que simula enojo,
para asegurarse
una butaca en mi desesperación?

Infierno éste,
el de habernos separado.
Comulgar se ha vuelto
tarea de titanes.

Sin mis párpados chocaría usted con sus muebles.
Sin su muerte, juraríamos todos
haberlo parido.