LOCA POR LA DACTILOGRAFÍA

IMG_7204

Loca por la dactilografía.
Pitman. Si hasta un Pittsburg se compró.
ASD todo el día.
Casi me la echan por discriminar a una compañerita.
En casa está prohibido ese nombre.
Se pone como una llamarada.
No se de dónde le viene tanta furia.
Endemoniada, me dijo el médico.
Porque con mi marido, la hicimos tratar.
Pero no hay modo. No entra en razón.
¿Y al fin y al cabo, a quién daña?
Un poco de carbónico.
¿A quién perjudica, me decís?
Ni la limonada me acepta.
Se puede estar cayendo el cielo.
Que ella. Tiquititaquititac.
Todo el día.
El abuelo dice que es su arrorró.
¡Pin! Odiaba ese ruidito.
Salto de renglón.
Peso sobre peso para comprarle la Commodore 64.
Y ahí está, muerta de risa, sobre el aparador.
Yo a veces paso, y la plumero delante de ella.
Usala vos, me dice.
Como si yo, qué.
Para qué la quiero.
Para anotar el fiado de Don Raúl.
Todo en la cabeza.
El mejor monedero de una ama de casa es saber cuantas milanesas freír.
Porque yo no soy de esas que amarretean.
Nadie se me levanta con hambre de esta mesa.
Pero tampoco estamos para andar desperdiciando.
Por más católicos que seamos.
No quiero el Papa-móvil en medio del living acusándome.
ASD
ASD
¿La oís?
Lo hace a propósito no quiere que hable de religión,
y menos por la tele.