Defender a la pelotuda de Blancanieves. Siglos enteros. Bibliotecas repletas persiguiendo salvar el honor de ese tipo de gente. A mí que me importa Cenicienta hablándole a una rata y a una calabaza. No sé, toma remedios, nena. Yo busco la celebración del error. Aplaudir la monstruosidad. El desatino como única arma poética. Lo demás es arqueología.

IMG_8164

El Paral·lel