«En Carnaval era fácil travestirse y robé de una habitación del hotel una falda de volados y una blusa. Una tarde crucé apresuradamente la ciudad oculto con la mantilla y el abanico para ir a La Criolla. Para que la ruptura con vuestro mundo fuera menos brutal, me dejé el pantalón debajo de la falda. Nada más llegar al mostrador, se me rasgó la cola de la bata.» JEAN GENET, BARCELONA, 1933

IMG_0812_2