BITÁCORA

Si bien la fotografía que estrenó el sitio corresponde al 7 de diciembre de 2010, su despertar ocurrió unos días más tarde. Precisamente el 24, pasadas las 12, cuando regresaba de la típica cena familiar, hallé en la puerta de mi departamento una enorme caja.
La hijita del vecino que había sido visitada horas antes por Papá Noel, conservó el Rondi Baby Set, y desechó, claro está, su envoltorio: la caja. Sin mediar demasiadas razones fotografíé el descarte.

No más entré a mi casa decidí mi nuevo proyecto: una bitácora. Una documentación periódica de episodios personales, intrascendentes. Y esa foto sería el puntapié inicial.

No hablo de arte. Sino de juguetería. Lo que me da el cuero.
Aquí se dispara, y se cuelga.
No hay tutía.
Sin intermediarios.

No voy al gimnasio (debería). Yo voy al blog. Esto entreno.
El disparo. La ocurrencia.

vestigios-navidec3b1os (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s