Buenos Aires

Tuco & Peste

En pandemia

Lo nuestro no tiene arreslo, corazón

La Rossetto prodigiosa

🎁 Recibí un regalo

Tocaron timbre, me puse el barbijo, bajé al palier y un mensajero me entregó esta maravilla.

🚚 In your face, Amazon! 

¿Qué habrá?

💀 Me caí

Ayer bajando una escalera terminé en el piso.
Mi pequeña osamenta recayó sobre el tobillo izquierdo.
Ahora mismo es una empanada.

🧊 Estaba en el labruro, así que: taxi y a casa.
Pata en alto, hielo, y a esperar que desinflame.

Si lo cuento es porque lo que lo provocó (además de mi pelotudez)
es algo que ni se me había cruzado pensar.
Algo que todos llevamos incorporado, y parece que será por un buen tiempo.
Así es: el barbijo.

Parece desquiciado, pero si lo llevas puesto no ves abajo.
O no como antes.
El campo visual decididamente está restringido.
En el apuro por recibir unas cajas con libros,
creí haber llegado a la Planta Baja
y faltaban 3 escalones.

Nada grave, pero fue un golpe feo.

👁 Que sirva, al menos para evitar tropezones, cambios de cadera y demás delicias.
👏 Hermoso el 2020, ¿no?

Vacuna matata

Tu vacuna fue un conventillo

5 meses

Fundación Proa

Del Padre, del Barbijo y del Espíritu Santo

Librería Proa

“En el tono está la música”

En mitad de una discusión Walter Gropius (Director de la Bauhaus) le suelta esta frase con la precisión de bofetón a un exagerado colaborador. Y sanseacabó la discusión.

Conmemorando los 100 años de la Bauhaus, la televisión alemana lanzó una miniserie de 6 capítulos para contar los inicios de la Escuela.

Los primeros muebles, la potencia de sus diseños gráficos, la nitidez de los murales, y la hermosa República de Weimar con su explosión de talento e ingenuidad ante la ultraderecha que no les daría tregua.

La parte que menos interés me despertó es la romántica. Y no porque sean malos actores, sino porque se nota demasiado la mano del Productor.

Bauhaus: Una Nueva Era (Bauhaus: Die Neue Zeit), 2019

Los actores que interpretan a Dörte Helm y Walter Gropius

 

En un anexo del Archivo de la Bauhaus. Berlín, 2016

 

Parezco un granadero

 

El edificio de Met Life (para mí sigue siendo de Pan Am) es un diseño de Walter Gropius. Nueva York, 2020

¡No puedo creer lo que ven misóginos!

1992: La peste

Durante una noche de invierno de 1992 participé en el rodaje de La peste.

El guión se basaba en la novela de Albert Camus, la Producción era mixta entre Argentina, Francia e Inglaterra, y tenía de protagonistas a tres estrellas de Hollywood: William Hurt, Robert Duvall y Raúl Julia.

El elenco se completaba con buenos intérpretes locales: China Zorrilla, Lautaro Murúa, Duilio Marzio, Norman Briski, Verónica Llinás y hasta Jorge Luz hacía un papelito. Era un acontecimiento, todos queríamos participar.

La Dirección fue Luis Puenzo, que en el ’86 había ganado un Oscar por La historia oficial, por lo que en ese momento, su carrera le permitía desplegar semejante Producción.

En aquella época estaba casado con Silvia, y como ella conocía al hijo de Puenzo que oficiaba de Asistente de Dirección, nos salió el laburito. Nos pagaban una guitita que nos venía muy bien, porque éramos muy pobres. Así que allí fuimos hasta La Boca en un doble debut cinematográfico como Extras clasificados.

La diferencia entre Extra, y Extra clasificado (con E mayúscula, ojo) existía porque Puenzo quería que el pueblo bramara al liberar a los apestados que habían estado confinados durante La Peste en el Estadio de Fútbol.

Entonces, entre la muchedumbre soltó a estudiantes de teatro para que motiváramos a los otros en las protestas contra la Policía. Temía, que no fueran lo suficientemente eufóricos, y se le cayera la escena. O al menos el telón de fondo.

Así que esa noche teníamos además una misión. Una razón «artística». Estábamos chochos.

En medio de la alegría, sucedieron algunos episodios extravagantes.

Primero el Vestuario
Al llegar, nos pusieron a Silvia y a mí en dos largas filas. Como avanzaban casi en paralelo, íbamos mirando cómplices.

Al ir acercándonos a ser atendidos, notamos que las encargadas del Vestuario iban despeinando, manchándoles las caras, superponiéndoles prendas andrajosas a quienes iban delante nuestro.

Al llegar mi turno, la mujer me miró y le dijo a su compañera: «Él está bien», y gritó: «¡Siguiente!».
Salí de la fila orgulloso, encantado con la primera aprobación.

Cuando me reencontré con Silvia, comparamos notas. Y a los dos nos habían aprobados. La felicidad nos inundaba.

Reconozco que tardamos en darnos cuenta lo sucedido. Nuestras ropas daban pobre en cámaras sin necesidad de retocarlas. Le facilitamos el trabajo a las chicas de Vestuario, ¡pero porque éramos pobres de verdad!

«Damos apestados, Silvia», le dije. Y nos cagamos de risa.

 

ROBERT DUVALL

 

El protagonista

La escena estaba protagonizada por Robert Duvall, que iba al encuentro de la chica que sería liberada.

En mi picardía, sabía que para ligar un plano debía pararme cerca de Duvall. Y eso hice. La toma se repitió varias veces. Entre la multitud enfervorizada, él debía avanzar hasta una reja.

Cuando gritaron: «¡Acción!», me puse a saltar como un energúmeno. Y con tan mala suerte, que en uno de los brincos motivadores, pisé con toda mi contundencia al pobre Duvall, que lanzó un gemido doloroso y llegó renguendo a la reja.

Hermoso.

 

LA BOMBONERA

 

OTROS INTÉRPRETES

Entre los «clasificados» estaban Alfredo Casero, que por ese entonces era tan ignoto como nosotros. Y también se lo puede ver por ahí a Javier Lorenzo.

 

LA BOCA

Desayuno en Tiffany’s 

Cuando terminó escena en la Entrada del Estadio, Puenzo nos dijo por el megáfono: «Queda una toma más. Van a tener que caminar de espaldas a la cámara. Les pido que no se den vuelta, porque arruinan el plano. Si sale bien a la Primera, les damos un rico de desayuno«.

Había empezado a clarear, estábamos bastante cansados y con frío en los huesos, pero tomamos muy profesionales la consigna, y agarraditos de la mano empezamos a caminar cuando gritaron «¡Acción!»

A medida que nos alejábamos, la posibilidad de oír al Asistente decir: «Corten», disminuía.

Al superar los 100 metros, con Silvia nos consultábamos si debíamos parar. Pero «no queremos arruinarle el plano a Puenzo». Así que seguimos. Y seguimos. Nuestro ego nos había hecho creer que la cámara nos había elegido, y no estábamos dispuestos a estropear semejante fortuna.

Caminamos tanto que llegamos a La Vuelta de Rocha.

En ese momento pasó el colectivo 53, y nos miramos. Si queríamos recibir el prometido desayuno debíamos regresar cuatro cuadras. El cansancio nos ganó, y sin pensarlo subimos al bondi que nos llevó a hasta la puerta de nuestro departamento en Caballito. Lo único que queríamos era bañarnos con agua caliente y meternos en la cama.

Belleza. Renunciamos a la vianda, aunque el morfi no sobrara.

 

ESTRENO

Fue en el Grand Splendid cuando todavía era un cine, y no una librería. Y obviamente si pestañeas no nos ves en la escena.

 

COVID

Por el Covid19, desde Marzo estamos todos en cuarentena. El texto de Camús adquirió una actualidad que estremece.

Esta semana que iniciamos la desescalada que permite a la gente salir gradualmente del confinamiento -aunque la vacuna aún no aparece y paradójicamente la cantidad de infectados / muertos asciende a cifras hasta ahora nunca alcanzadas en Argentina- encontré en Youtube una copia de la película de Puenzo.

La ficción continúa anticipando nuestros pasos, y los paralelismos se multiplican.

Estamos parados en el punto exacto donde ocurre la escena que aquella noche de frío rodamos todos. Inquieta pensar si lo que se viene, también será un reflejo de lo escrito por Camus.

Terminada la peste el pueblo de Orán, olvida rápido, se vuelve egoísta y autodestructivo.

Y las semejanzas no terminan allí.

Descubro que hoy, el Barrio de La Boca, se ha vuelto es un lugar de pertenencia. Fundación Proa aún no existía, pero allí fue donde tomamos el colectivo que nos trajo de regreso cuando renunciamos al desayuno.

El cine se ha vuelto Librería. En más de un aspecto.

 

ROBERT DUVAL / EDUARDO LERCHUNDI

Por intuición, por precaución y por generosidad Eduardo Lerchundi me donó su archivo.
Fue un artista extraordinario. Diseñó el Vestuario en más de 80 películas.

Casi 900 piezas conforman la colección, que durante el encierro obligatorio, terminé de clasificar y digitalizar.

Su retrato lidera la cabecera del sitio web que construí con el propósito de poner en valor su legado.

Robert Duvall para interpretar a su personaje debió caracterizarse, ya que Jospeh Grand era mucho mayor que el actor en ese momento. Eligió un corte de pelo y barba que es idéntico al que luce Lerchundi en su retrato.

 

LA PELÍCULA

A partir del 1:30:52

 

Ebook gratis

Entre Nos – Fundación Proa

Issuu is a digital publishing platform that makes it simple to publish magazines, catalogs, newspapers, books, and more online. Easily share your publications and get them in front of Issuu’s millions of monthly readers.

Este fin de semana me lo doy en la pera

Hoy cumpleaños Cecilia Rossetto

Hoy lanzamos el perfil de Cecilia Rossetto en Instagram

IMG_3726

¿Acaso tendrías una biblioteca con todos los ejemplares iguales?

Que no le falte diversidad a tus lecturas

AMBA de mi esperanza

Acá, otra foto con mi viejo

Los huérfanos saludamos a nuestros padres, un poquito después

La frescura de Seven Apps

La salud es el otro

Y los sueños, sueños zoom

Arriba las manos, esto es un spoiler

Atravesando tecnologías, Federico permanece

Y continúa. Qué importa que sea un truco de computadoras, cuánto más infieles son los recuerdos, acaso. Y qué pena no habernos cruzado en 1933. Él ocupaba la habitación 704 del Hotel Castelar, y yo debí registrarme (y nunca me lo perdonaré) en la próxima o la siguiente.

Srta Bimbo en cuarentena

IMG_2760

 

Distancia miento social

Catalina Dumplings

Shimychurri

Mcdonna

IMG_2465-ANIMATION

#blacklivesmatter

IMG_2271

«Mein kämpf (farsa)» online

IMG_2237

IMG_2217

Lacias a la vida

IMG_1861-2

 

IMG_20200523_183047-ANIMATION

El sol brillará Magnani

Cumplí 52, ponete en mi lugar

Día del actor

joined_video_9ae9733e550643d58822657b674ae4ef-ANIMATION

El lago de los cisnes. NY, 2020

No hace tarta que te diga que me muero por tener algo contigo

IMG_1442

Mi cocina es una película de Pino Solanas

La novicia reverde

A telón abierto

Con Cecilia Rossetto. Teatro Caras y Caretas, 2018. Fotografía: Ana María Ferrari

Después de 2 días de lluvia, a lavando sea el Señor

Cuarenthelma y Louise

Del flower power al power point

Y los libros del mundo responden

Ayer decidí vaciar mi biblioteca. Bajé todos los libros, limpié los estantes y me puse a clasificar: arte, literatura, ensayo, teatro, cine, fotografía, infantiles, trash y demás delicias.
Paradójicamente, lo que hago de manera profesional desde hace 20 años, en casa era un caos. Así que el corona, me deparó una experiencia cercana al crossfit. Sacudo, me agacho, guardo. Guardo, sacudo, me agacho. Así lo vengo repitiendo y repitiendo. Pero aún no termino.
Lo hago por tandas, y me tomo unos breaks dignos de mis habituales exageraciones. En Netflix vi “Circus of Books”. Un documental sobre un matrimonio tradicional judío que tuvo una librería icónica de cine y literatura porno gay en los años pacatos y reaccionarios de la gestión Reagan.
La hermosura de todo esto, es que mañana se festeja el Día Internacional del Libro.Cuando termine de acomodar, juro que me peino a la gomina, me pongo la escarapela, y click!

Temperamental

Todas estas noches trabajo en la colección que Lerchundi me donó. Feliz y concentrado, las paso en vela, diseñando su web. Soy el murciélago que zafó de la sopa.

¿Damos una vuelta?

Metro-Goldwyn-Kehrig

El último tambo en París

Ahora que no se puede viajar

Los Panndemial ya tenemos un lugar

Hacé tu reserva. Mejor after que nunca.
Ah, y podés entrar con tu tabla de surf

Corona virtud

María Aureola Bisutti

Tengo toldo excepto a ti

Ahora y Siempre

Soy lo que quise ser

Documental sobre José Martínez Suárez

A ver si así lo entienden…

Cuarentena

No lo padezco. Incluso lo disfruto. El encierro no es una dificultad para mí. Al menos el que elijo, claro. Cuando viajo, durante largas jornadas me quedo adentro. Cuestión de gustos. Deformación profesional, tal vez. En mi trabajo estoy en contacto con mucha gente. A veces demasiada. Por lo que practicar mi ermitaño, me relaja. Me inspira. Pero ahora que acovachados estamos todos, y en estas circunstancias, la tendencia es ocuparse. Ocuparnos. ¿Distraernos? Personalmente tengo entre manos algunas alegrías literarias por delante. Terminar de redondear algunas, y arrancar con otras. Soy juguetón. Hace años renuncié a la clasificación de artista. Yo hago juguetes. En forma de fotos, en forma de textos, en forma de páginas web. Pero son eso: mis chiches. Durante esta cuarentena pondré énfasis en el pudor. Sí, ante la paradoja de la exposición más que la vanidad, siempre logra ganarme la vergüenza. Y eso también es raro. Tal vez en estos días aprenda, y pueda hacer mío por fin al equilibrio. Iré fotografiando mi rutina en 44 metros cuadrados. A ver quién gana.

No doy conejos ni los pido

Paraguachito

Mensaje subliminal: «Corte Taza-Taza: cada uno a su casa»

Caí como un chorlito!

Fake new

Alcohol en help!

La vacuna ya existe, es quedarnos en casa

El save ocupa lugar

On-time

Ezeiza

¿Qué te hace pensar que preciso vacaciones?

Dale a tu cuerpo alegría Macramé, eeeh Macramé

Y un día a La Negra le gusta tu mensaje

Capuching

Regalo de Pochi

Mucho Chungo como nunca

Frizzhada

Mandá veinte veinte desde tu celular

Nada de la lluvia me produce envidia

Terminé un guión para cine

Años estuve dándole vueltas a la historia, y en medio de tanto trabajo y cansancio acumulado me cayó la ficha. Así de inoportuna funciona la creación, al menos para mí.

Si bebe, no conduzca

Bruno C. C.

Volvimos para ser mujeres

Proa Educación

Armando la mesa navideña

Fernet Branquias

Río de la Plata

Aguas danzantes

Zarphada

Leven anclas

La Kari de la gente

Salsa word

Paula extraña los Andes

Fundación Proa

Lo nuestro ha ido siempre por una carretera de ira y vuelta

iPhone Monetario Internacional

En boca cerrada

Un segundo antes de

Mis vecinas son muy cocoritas

Anoche el Pasaje Caminito volvió a tener espectadores

En Marzo de 1973 terminó la última temporada del Teatro Caminito. Gracias, Víctor Fernández por la convocatoria.

 

Presentación del libro «CAMINITO, UNA SOMBRA YA NUNCA SERÁS»

Gracias por la invitación Víctor Fernández.

Cuando Eduardo Nieto te regala obra

Lo que Sureda no se roba

María Sureda. Brunch de prensa. Exposición de Anish Kapoor en Fundación Proa.

Sábado de superacción

Anish Kapoor