Cuarentena

💀 Me caí

Ayer bajando una escalera terminé en el piso.
Mi pequeña osamenta recayó sobre el tobillo izquierdo.
Ahora mismo es una empanada.

🧊 Estaba en el labruro, así que: taxi y a casa.
Pata en alto, hielo, y a esperar que desinflame.

Si lo cuento es porque lo que lo provocó (además de mi pelotudez)
es algo que ni se me había cruzado pensar.
Algo que todos llevamos incorporado, y parece que será por un buen tiempo.
Así es: el barbijo.

Parece desquiciado, pero si lo llevas puesto no ves abajo.
O no como antes.
El campo visual decididamente está restringido.
En el apuro por recibir unas cajas con libros,
creí haber llegado a la Planta Baja
y faltaban 3 escalones.

Nada grave, pero fue un golpe feo.

👁 Que sirva, al menos para evitar tropezones, cambios de cadera y demás delicias.
👏 Hermoso el 2020, ¿no?

Vacuna matata

Tu vacuna fue un conventillo

5 meses

Fundación Proa

Este fin de semana me lo doy en la pera

Hoy lanzamos el perfil de Cecilia Rossetto en Instagram

IMG_3726

¿Acaso tendrías una biblioteca con todos los ejemplares iguales?

Que no le falte diversidad a tus lecturas

AMBA de mi esperanza

Acá, otra foto con mi viejo

Los huérfanos saludamos a nuestros padres, un poquito después

La frescura de Seven Apps

La salud es el otro

Y los sueños, sueños zoom

Arriba las manos, esto es un spoiler

Srta Bimbo en cuarentena

IMG_2760

 

No hace tarta que te diga que me muero por tener algo contigo

IMG_1442

Mi cocina es una película de Pino Solanas

Después de 2 días de lluvia, a lavando sea el Señor

Cuarenthelma y Louise

Y los libros del mundo responden

Ayer decidí vaciar mi biblioteca. Bajé todos los libros, limpié los estantes y me puse a clasificar: arte, literatura, ensayo, teatro, cine, fotografía, infantiles, trash y demás delicias.
Paradójicamente, lo que hago de manera profesional desde hace 20 años, en casa era un caos. Así que el corona, me deparó una experiencia cercana al crossfit. Sacudo, me agacho, guardo. Guardo, sacudo, me agacho. Así lo vengo repitiendo y repitiendo. Pero aún no termino.
Lo hago por tandas, y me tomo unos breaks dignos de mis habituales exageraciones. En Netflix vi “Circus of Books”. Un documental sobre un matrimonio tradicional judío que tuvo una librería icónica de cine y literatura porno gay en los años pacatos y reaccionarios de la gestión Reagan.
La hermosura de todo esto, es que mañana se festeja el Día Internacional del Libro.Cuando termine de acomodar, juro que me peino a la gomina, me pongo la escarapela, y click!

Todas estas noches trabajo en la colección que Lerchundi me donó. Feliz y concentrado, las paso en vela, diseñando su web. Soy el murciélago que zafó de la sopa.

¿Damos una vuelta?

El último tambo en París

Ahora que no se puede viajar

Los Panndemial ya tenemos un lugar

Hacé tu reserva. Mejor after que nunca.
Ah, y podés entrar con tu tabla de surf

Salud o Mercado

Cuando grabé este video en 5ta. Avenida no sabía que pocos días más tarde, la vidriera se volvería una metáfora.
La falsa disyuntiva de producir a costa de existir, sólo deja fantasmas ofertando vacío.

Corona virtud

María Aureola Bisutti

Tengo toldo excepto a ti

Soy lo que quise ser

Documental sobre José Martínez Suárez

A ver si así lo entienden…

Cuarentena

No lo padezco. Incluso lo disfruto. El encierro no es una dificultad para mí. Al menos el que elijo, claro. Cuando viajo, durante largas jornadas me quedo adentro. Cuestión de gustos. Deformación profesional, tal vez. En mi trabajo estoy en contacto con mucha gente. A veces demasiada. Por lo que practicar mi ermitaño, me relaja. Me inspira. Pero ahora que acovachados estamos todos, y en estas circunstancias, la tendencia es ocuparse. Ocuparnos. ¿Distraernos? Personalmente tengo entre manos algunas alegrías literarias por delante. Terminar de redondear algunas, y arrancar con otras. Soy juguetón. Hace años renuncié a la clasificación de artista. Yo hago juguetes. En forma de fotos, en forma de textos, en forma de páginas web. Pero son eso: mis chiches. Durante esta cuarentena pondré énfasis en el pudor. Sí, ante la paradoja de la exposición más que la vanidad, siempre logra ganarme la vergüenza. Y eso también es raro. Tal vez en estos días aprenda, y pueda hacer mío por fin al equilibrio. Iré fotografiando mi rutina en 44 metros cuadrados. A ver quién gana.

No doy conejos ni los pido

Paraguachito

Mensaje subliminal: «Corte Taza-Taza: cada uno a su casa»