Nueva York

img_7732

2018
Mis 3 libros en la Biblioteca Pública de Nueva York. El viaje: un mes en Hell´s Kitchen. En el avión descubro Finding Vivian Maier. Me sentí identificado con mi investigación sobre Eduardo Lerchundi. Llegué a finales de enero: nevaba.
Una vez instalado en el departamento fui a comprar la cámara de fotos. A partir de ese momento todas las fotos y videos fueron con la Canon.
Lo primero que visité fue Times Square y los Teatros de Broadway.
Compré la colección completa de la serie La Mujer Maravilla.
Caminé por la ciudad: Soho, Central Park, Quinta Avenida.
Compré accesorios y micrófonos para la cámara.
Almorcé con Aimé en la cafetería del Museo Metropolitano de Arte. Dejé ejemplares de mis libros y el de fotografía de Balducci en la Biblioteca del MET, y recorrí las salas de exhibición.
A la mañana siguiente nevó mientras desayunaba.
Almorcé con Bruce en un restaurante italiano cerca de su casa.
Fui a la Neue Galerie pero no había exhibición hasta marzo. Compré unos libros sobre la República de Weimar.
Tomé el Ferry y pasé cerca de la Estatua de la Libertad.
Fuí con Bruce a ver una obra de teatro en Brooklyn y regresamos a pie cruzando el puente hacia Manhattan.
Conocí la estación de metro diseñada por Calatrava.
Me compré un impermeable negro en Uniqlo y se transformó en mi uniforme.
Fui con Bruce a ver a Hey, look me over!, y al final como sorpresa apareció Joel Grey, y lloré como un niño al oírlo cantar.
Regresé a Tudor. Al hotel en 42 y 2da donde paramos 30 años atrás con mi familia.
Fui a la Morgan Library a ver una exposición sobre manuscritos de Tennessee Williams recomendado por Bruce y Andrea Tenuta desde Madrid.
Fui al Museo FIT, a Christopher Street, a High Line Park. Al Memorial de las Torres Gemelas, en el Apple Store de la Estación de Trenes compré una Mac Mini.
Fuimos con Bruce a ver a Justin Vivian Bond haciendo un homenaje a Los Carpenters en el Jazz at Lincoln Center. El fondo del escenario estaba vidriado: mientras Vivían actúa veíamos Manhattan iluminada. En un momento se largó a llover y fue extraordinario.
Fui al Carneghi Hall a escuchar un concierto de Philip Glass.
Regresé al Central Park y esa tarde asistí a la 3era nevada. Esta vez fue mas grande y pude grabarla en la calle.
Compré ropa en Macy´s.
Fuimos con Bruce a ver Sweeney Todd al Barrow Street Theatre. Los actores cantaban sobre nuestras mesas y sin micrófono.
Un día hizo 26 grados de calor y no salí en todo el día del departamento.
Fui a Wahington Square, a Parsons.
Fuimos con Bruce al Joe´s Pub del Public Theatre a ver Jomama Jones en Black Light
Fui a Cooper Hewitt. Al Instituto Cervantes a donar mis libros y el de Balducci.
Decidí armar el proyecto, 100 fotografías de 10 ciudades visitadas, se llamará Viajes son los trapos.
Fui al Actor`s Studio, a Harlem. Tomé el teleférico y fui a Roosvelt Island.
La última noche fuimos con Bruce a ver Madama Butterfly en el Lincoln Center.
Hice las valijas y regresé vía Lima a Buenos Aires.

2019
Alquilé en Alphabet City. El monoambiente estaba ridículamente lleno de muebles, para acceder a la ventana había que saltar sobre los sofáscamas.
La dueña me dejó una toalla mínima y sucia. Tuve que salir a comprar dos. Grandes.
El subte quedaba a 9 cuadras del departamento. Tomé varias veces el colectivo M14.
Vimos con Bruce y un amigo una versión muy amateur de “Sweet Charity” en Harlem Repertory Theatre.
Después de ver “True West” de Sam Shepard con Ethan Hawke y Paul Dano en un Teatro de Broadway, los actores ofrecieron una charla y el público pudo hacerle preguntas.
En Studio54 asistimos al estreno de “Kiss me, Kate” de Cole Porter. Aún recuerdo el numero de obertura del 2do. Acto. Gloria.
En off-Broadway vimos de Stephen Sondheim: “Merrily we roll along” maravillosamente bien hecho.
En el café-concert del Studio54 vimos “Sondheim Unplugged”. La intérprete que más me gustó fue Lucia Spina que cantó The boy from… y Move On.
Y la última noche vimos el impecable concierto “A Sondheim Adventure” de Cyrille Aimee en el Club de Jazz Birdland.
Mientras tanto almorcé con Aimé en el Met. Compré un ringlight en B&H, unos anteojos para leer en Warby Parker, ropa por internet en Asos, vitaminas, perfumes y algunos regalos.
Conocí el bar Rainbow Room, en el piso 65 del Rockefeller Center con vistas a la ciudad.
Crucé el puente de Brooklyn de día.
Fui al Roosevelt Island un tarde que nevaba mucho.
Estuve en el Central Park, en Wall Street, en Hell´s Kitchen, en el barrio chino, en Little Italy.
Al regresar hacia Buenos Aires cambiaron mi vuelo, y viajé directo a Ezeiza por American Airlines. En el avión vi “Coco” de Disney y lloré.