2015 Berlín

Ermitaño



Egon Eiermann

IMG_9014

La iglesia evangélica luterana Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche (iglesia en recuerdo del emperador Guillermo), coloquialmente conocida como Gedächtniskirche (iglesia del recuerdo), se halla en la plaza Breitscheidplatz, junto a la avenida de Kurfürstendamm en Charlottenburgo-Berlín (cerca del lado suroccidental del Tiergarten).

Tras ser destruida en la Segunda Guerra Mundial, se ha conservado en estado de ruina como memorial. Se compone de varios cuerpos y se declaró monumento protegido.

La iglesia se construyó entre 1891 y 1895 de acuerdo a los planos de Franz Schwechten, con un estilo arquitectónico neorrománico según el modelo de diversas iglesias románicas de Renania, y en especial de la catedral de Bonn, de estilo románico tardío, y situada en Bonn. El edificio original causaba gran impresión por sus cinco torres. La torre principal alcanzaba los 113 metros, siendo la más alta de la ciudad. En su interior, mosaicos de gran valor recordaban la vida y hazañas del emperador Guillermo I.

Monumento
Se pensó construir dentro de las ruinas de la iglesia demolida por los bombardeos una iglesia de cristal. Pero tras un concurso, se eligió la idea del arquitecto Egon Eiermann, quien propuso un compendio entre la ruina y una construcción moderna. Se mantuvo así la ruina de la torre, de una altura de 71 metros, asegurada arquitectónicamente, como monumento conmemorativo contra la guerra, rodeada por un conjunto de cuatro partes que se construyeron entre 1951 y 1961. La parte moderna de la Iglesia, por su singular forma y la de la torre se denomina, cada una de sus partes, «la polvera» y «el lápiz de labios».

Las paredes de las nuevas salas de la iglesia se caracterizan por tener más de 20.000 cristales coloreados que sumergen el interior en una luz azulada. Aparte de ello, la construcción de doble pared aísla el interior del ruido del tráfico de las cercanías.

Monumento a los homosexuales perseguidos por el nazismo

MONU

Tiergarten, Berlín

Las llaves de nuestra galaxia: cálculos de pollo

IMG_2826

«Si dices que este palo es real, te daré con él; si dices que no es real, te daré con él; si no dices nada, te daré con él» El discípulo no podrá salir indemne de la experiencia mientras se mantenga en posición de discípulo, mientras conceda al maestro el derecho a hacerle la pregunta y a castigarle por la respuesta

IMG_0798

«Cuidado con escribir después de Lamborghini: él fatigó todos los conductos» TAMARA KAMENSZAIN

IMG_8974

Iglesia evangélica luterana Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche

 

Desde un punto de vista evolutivo y biológico, la función del cerebro como órgano, es ejercer un control centralizado sobre los demás órganos del cuerpo. El cerebro actúa sobre el resto del organismo por la generación de patrones de actividad muscular o por la producción y secreción de sustancias químicas llamadas hormonas. Este control centralizado permite respuestas rápidas y coordinadas ante los cambios que se presenten en el medio ambiente. Algunos tipos básicos de respuesta tales como los reflejos pueden estar mediados por la médula espinal o los ganglios periféricos, pero un sofisticado control intencional de la conducta sobre la base de la información sensorial compleja requiere la capacidad de integrar la información de un cerebro centralizado

IMG_9435

Berlín, a partir de una descripción de Andrea Tenuta.

 

El sueño de Eva en la Puerta de Brandeburgo

IMG_9401

Sveda al pie de la letra

IMG_2982

Escribir con llaves, con tijeras. Que plumas tenemos todos.

IMG_9022

«Mientras más profundamente me adentraba en aquel libro, en mayor medida me sentía afectado e inquieto por el mundo en que vivía» WEISS SOBRE LA NOVELA KAFKA

IMG_2976

Extracción de la piedra de locura

IMG_9375

El pintor dispuso en el centro del cuadro un círculo para alojar la escena. Alrededor incorporó una decoración de lazos dorados sobre fondo negro y una inscripción en letras góticas, también doradas: en la parte superior, Meester snijt die keye ras, que debe traducirse como Maestro, quítame pronto esta piedra [de la locura], y en la parte inferior, Myne name es lubbert das, que ha sido interpretado como Mi nombre es Lubbert Das. Lubbert es un término usado en el lenguaje rural referido a la ignorancia e ingenuidad. Y es precisamente en el campo donde transcurre la escena, con un campesino como paciente de la operación quirúrgica.La tradición popular asociaba la locura a una piedra alojada en el cerebro. Tomando la metáfora en sentido estricto, los más ingenuos trataban de librarse de esa supuesta piedra. El Bosco representa la extracción al aire libre, con el paciente, un hombre maduro desprovisto de sus zuecos, sentado en un sillón. El cirujano lleva un embudo invertido en la cabeza, alusivo a su falta de conocimiento. Extrae de la cabeza del paciente un tulipán de lago -como el depositado en la mesa, en referencia a una operación anterior-, símbolo del dinero que va a obtener del incauto. El cirujano no es un sabio, sino un estafador. Dos testigos presencian la extracción de la piedra: un monje de cabellos blancos con una jarra de cerveza y una monja con el rostro apoyado en la mano y un libro sobre la cabeza. La locura ha sido relacionada por Silver con la bebida. Para eliminarla resultan inútiles la religión -simbolizada en la presencia de los monjes- o el saber -al que alude el libro-. La pintura perteneció a la colección real española. Se creyó que era la obra del mismo tema, también de El Bosco, que el rey Felipe II había adquirido a los herederos de Felipe de Guevara en 1570 con destino al Alcázar de Madrid. Sin embargo, esa identificación es errónea ya que difieren el soporte -la composición del Museo del Prado está pintada en tabla y la de Guevara fue descrita sobre lienzo- y las dimensiones -la del Prado tiene menor formato que el tamaño descrito de la pintura de los Guevara-. Nada se sabe respecto al lienzo adquirido a los Guevara, que debió desaparecer como muchos otros, ni tampoco sobre cómo ingresó en la colección real la tabla del Museo del Prado, inventariada por vez primera en 1794 cuando se encontraba en la finca del duque de Arco, propiedad de la corona. Acerca del posible origen de esta tabla, tal vez podría ser la misma que perteneció a Felipe de Borgoña, obispo de Utrecht, ya que en el inventario de 1524 del castillo que poseía el prelado en Wijk-bij-Duurstede se incluye una tabla de Lubbert Das, al que se le está quitando la piedra, la misma expresión -lubbert das- que aparece en la pintura del Museo del Prado (Texto extractado de Silva, P. en: El Prado en el Ermitage, Museo Nacional del Prado, 2011, pp. 68-69).

Se me cayó el culo por el ascensor, y no hay modo ahora de subirlo por la escalera

IMG_3059_2

Un corazón

IMG_9383

«Aquí todo es correcto», Motzstraße 15

IMG_9371

Adiós, Berlín

IMG_9361

Sale la selfie con Bertolt

IMG_3052

No es por hacerte la cabeza, Tenuta, pero mirá cómo se llama el bar de enfrente al Berliner Ensemble

IMG_9340

Tampoco tenés porque gritarlo a los cuatro quesos

IMG_9158

Sin que se ponga celoso el Gato del Raval, éste es mi amigo berlinés

IMG_8972

Otro oso para Wim. Wim, the pooh.

IMG_8991

Vaya mi modesto homenaje a Alejandro Romay, el Zara de la televisión

IMG_9129

El buro de Merlín

IMG_9117

Todo muy lindo, pero la Puerta de Alcalá dónde queda?

IMG_2808

Cinco grados

IMG_8738

En busca de Rainer

IMG_8741

A Berlin se llega a lo egipcio: De perfil

IMG_2784